Flames

.Leer es una actividad solitaria.

18:49


[Y si vivieras conmigo, te dejaría cartas debajo de la almohada. Sé que no te gusta la soledad y que también te gusta leer. Eso te ayudará con ambas cosas.
– Jaime Sabines]

Leer es una actividad solitaria.
Si, puedes leer en grupo, puedes leer junto a otra persona, pero sigue siendo una actividad solitaria. Sigue sucediendo en la mente de una persona…y no importa que el de al lado este escuchando exactamente lo mismo, las imágenes en sus cabezas nunca serán las mismas.
La manera en la que te hace sentir la historia, el hecho de que te deje algo o nada en lo absoluto, el hecho de que una sola palabra, un nombre, un hecho, una simple cita te recuerde a algo….eso es solo tuyo.
Es una actividad solitaria. Leer y escribir, porque no creo que un escritor pueda escribir su historia mientras tiene a todo un público mirando.
Sera por eso, que a veces me siento tan sola.
Como si nadie pudiera entenderme, como a si nadie le interesara. Y tal vez eso pueda cambiar con un llamado, pero cuando llamas a alguien por atenciónse sigue sintiendo como si no le interesara.
Solitaria…mi familia me ha descrito así muchas veces.
Solitaria, como un libro. Como una historia que solo se reproduce de manera única e irrepetible en tu mente.
Solitaria como la noche en la que un poeta escribe su mejor poema.
Solitaria como el escritor que se aísla de los demás para escribir su mejor obra.
Solitaria…pero no siempre cómoda con esa soledad.
Y hay algo triste también, en leer, y es fuera del hecho de ser una actividad en soledad. Es el final de las historias.
Incluso si es un final bueno, sin ninguno de los personajes que amas muerto o herido, incluso si es así. Los finales son tristes.
Bueno o malo, siguen siendo tristes. Porque no puedes cerrar un libro con el que te has encariñado profundamente, sabiendo que no volverás a leer otra vez a aquellos personajes. Incluso si el autor te dice que ellos van a ser felices por siempre, tú no vas a leerlos por siempre.
Y es compresible, y lógico, que ninguna historia dure para siempre. Y aun así duele.
Duele porque no vas a volver a imaginártelos en tu cabeza, no vas a volver a sentir esa emoción de aquella lectura por primera vez, no vuelve…ese sentimiento. Ese sentimiento tan fuerte fue fugaz. Termino, no va a volver. Y simplemente hay que seguir. Con otra historia, otra historia que buena o mala, sabes que cuando llegue el final, extrañaras.
Será por eso que mi autora favorita es quien escribe una saga súper larga, es como si ella nos consolara con un nuevo libro, de otro personaje, pero siempre nombrando a uno anterior, y nos da alivio, y aquella ráfaga de cariño que pasa por nuestro cuerpo, recordándonos que ellos siguen, que de alguna manera, siguen vivos.
Hace mas real el hecho de siguen vivos, aun cuando su libro termino.

Es algo único, el escribir y el leer. Es de valientes, porque sabes que tarde o temprano te enfrentaras al dolor de que eso termine, y tal vez, para quien nunca haya amado tanto un libro, una historia, no pueda comprender esto, sea absurdo, estúpido…pero no lo es en lo absoluto. Perder algo que amas, perder algo que es importante para ti,  y aun así arriesgarte a ese dolor una y otra vez, es de valientes.
Y es aun peor para un escritor, quien los creo, les dio vida, y ahora tiene que dejar la historia marchar, porque ya no puede seguir escribiendo eternamente sobre ellos.
Y los deja con cariño y amor.
Es de valientes y solitarios, escribir y leer.
Pero quiero concentrarme más en los lectores. Porque eso es lo que soy ahora mismo, así es como me siento…
Porque siento que nunca podre quitarme esta tristeza de todas las historias que han terminado, y sé que no volverán a ser escritas. Porque no puedo hacerle entender a mi corazón que el libro termino, que tiene que dejar de latir con tanta emoción a la espera de una nueva aventura.
Porque no puedo tampoco, dejar que el miedo a ese dolor me impida leer otra historia. Porque el leer, es una adicción. Y lo digo de la manera más seria.
El que lee una vez algo que lo haga sentir vivo, que lo emocione, que lo atrape…leerá por siempre, en busca de poder llenar esa insaciable hambre que se ha despertado.
No importa si tarda meses, años, en abrir otro libro. Lo hará, y cuanto más lo haga, mas fuerte serán los sentimientos.

Y la felicidad, por supuesto, porque hay mucha felicidad también en leer. Los lectores, somos como criaturas sedientas de esos sentimientos, de esas aventuras.
Y los escritores también son lectores. No existe un escritor que no sea lector.
No existe la creación del alma sin el propio creador.
No existe el arte sin el artista.
No existe el amor si no hay nadie quien lo de o lo reciba.
Así que esa es la conclusión, los lectores son valientes y solitarios, y estamos hambrientos de emociones…pero también, somos felices.


0 Sparks

Seguime en Bloglovin