Flames

.La ultima vez.

2:42

[Lo que te mantiene vivo no es ganar, es pelear - casi ángeles]

Era mi último día de clases en la escuela secundaria y en lo único que podía pensar en el camino era en que, esa, era la última vez…
Que caminaría por esas calles, calles que mi mente y mis pies conocían con total precisión, sabía dónde estaba cada kiosco, el color de cada casa, las bajadas y las subidas…eran las consecuencias de años haciendo el mismo recorrido ida y vuelta.
Sería la última vez que me sentaría en aquel banco a la espera de cinco horas seguidas de clases, o escucharía los gritos y vería a los profesores.
Y sentí nostalgia, tristeza y emoción. Era un sentimiento agridulce.
Y cuando pensaba en estos días, no podía evitar pensar que en algún punto, cambie mi destino, lo sentía en las entrañas, recordaba el momento exacto en donde decidí cambiarlo, pero podía ver claramente donde estaría si no hubiera tomado esa decisión.
Y a veces dudaba, si lo que había hecho estaba bien o mal. Si era lo mejor. Pero al final de cuentas, no me arrepentía.
Si no lo hubiese hecho, probablemente sería otra persona ahora. Mejor o peor, no lo sé, pero sería otra, la única certeza era que sin duda, hubiera seguido pasándola mal un tiempo más, hasta despertar.
Porque ahora compendia, que parte de dejar mi espíritu morir y resignarse, me había hecho despertar. Así se sintió ir a mi instituto, como despertar.
Una parte mía que creía dormida y rota. Y pensé, en la posibilidad de que, si tal vez nunca hubiera ido ahí, nunca me hubiera reconciliado conmigo misma.
Despertar y reconciliarme, eso fue lo que hizo por mí además de todas las horas de clases ahí dentro.
Me perdone, me rete a mí misma, me puse metas, incluso hasta fui exigente, y luego fui permisiva, relajada y tranquila, me permití esconderme y me permití salir y enfrentar las cosas. Me reconcilie con cada parte de mí, y solo entonces, encontré paz, una paz que no había sentido nunca antes, fue entonces cuando todo estuvo bien. Incluso aunque no todo mi vida estaba bien acomodado, yo estaba bien, porque sabía quién era.
Hubo un tiempo incluso, que pensé que había retrocedido en el tiempo, y es ahora, cuando me doy cuenta, que nunca retrocedí, solo avance y avance, incluso cuando creía no hacerlo, me abrí paso. Casi sin querer, casi inconscientemente.
Y conocí hermosas personas, personas que tal vez no vuelva  a ver, otras tal vez las encuentre por las calles del barrio, con algunas seguiré manteniendo el contacto pero ¿Por cuánto tiempo?
No lo sé ni importa. Lo que importa es el ahora. Esta seudo despedida.
No me arrepiento de nada, de ninguna decisión, ni de las personas que conocí, incluso, si viviera otra vez, me gustaría volver a chocarme con ellos. Porque, aprendí, que todas las personas tenemos nuestras partes buenas, y ninguna parte es igual a otra… ¿No es fascinante, conocer esas partes hermosas e irrepetibles de cada persona?
Y si estuviera que escribir esto para alguien más que no sea yo, le diría…que a veces los demonios ganas, a veces simplemente no puedes vencerlos, ya no te quedan fuerzas y ellos ganas
Y a ti te toca quedarte agazapado, en tu interior, pensando en lo que pudiste ser y no fuiste, en lo que quisiste gritar y no te animaste, en lo que deseaste decir y sin embargo, nunca te dieron una oportunidad.
Los demonios ganas, pero que ganen una vez no significa que vayan a ganar siempre, incluso cuando te vencen, no estas completamente perdido y roto, y es tu decisión decidir cuándo vas a enfrentarlos y ganarlos. Y cuando los vences una primera vez, las demás que siguen parecen fáciles.
Puedo decirte, por experiencia propia, que a veces  cuando los demonios ganas, una parte tuya gano algo…sabiduría y dolor, incluso en dolor hay cierta ganancia.
Incluso sentirse perdido es una ventaja, solo te queda empezar por donde se te dé la gana. Tienes todas las posibilidades abiertas frente a ti, esperando.
Y es cuando empiezas a decidir, cuando los demonios pierden.
Y una vez que los vences, sabes…exactamente cuan bajo puedes caer, cuan horrible es ser tu peor enemigo, y no quieres volver a serlo, no dejaras que ellos ganen, no otra vez.
Y te reconcilias contigo mismo.


0 Sparks

Seguime en Bloglovin