Flames

.Mi regalo de cumpleaños para el mundo.

1:53


Le dije a mi mama que este fue el cumpleaños donde más querida me sentí y me pregunto si en los demás no…
Pero no es eso, simplemente…hubo algo diferente en este cumpleaños. Una magia especial que me tomo francamente por sorpresa.
Pero si me preguntas que fue exactamente lo que marcó la diferencia…no lo sé. Nada en especial, creo en realidad, que la sensación pasó por mí. Algo dentro mío que tomo conciencia de todo ese amor que te rodea. De ese amor fuerte y calmo, no dañino.
Tengo que admitir que siempre fui una niña consentida de mucho amor. Recuerdo que una vez, hace algunos años atrás, le dije a mi mamá algo que hasta yo había olvidado, y que hoy ella me recordó…
“No voy a perder el tiempo con alguien que no vale la pena, si alguien me va a amar, tiene que hacerlo de verdad, con todo, y tiene que amarme completamente, porque así estoy acostumbrada a ser amada, y no acepto menos que eso. Porque yo sé que me lo merezco”
Puede sonar, para algunos, palabras demasiado orgullosas…pero es una de las pocas cosas que no han cambiado con los años, me sigo sintiendo así con respecto al amor.
Y por supuesto, no estoy esperando que alguien salte de un risco por mi o se tatué mi nombre, no, va por otro lado la cosa. Quien quiera entender, que entienda.
Mi mama dijo que esas palabras la hacen sentir orgullosa, que la hacen sentir que ella y mi papá hicieron un buen trabajo, porque nunca me hicieron faltar amor. Y me di cuenta que es verdad, que ahí radica todo, cuando haz recibido la máxima expresión de algo…no te conformas con menos.
Soy consciente que nadie me va a amar como mis padres, es un tipo de amor único e inigualable. Pero también soy consciente que no debo aceptar pedacitos de amor de nadie y que hay un montón de manera de dar amor, no solo con abrazos y besos.
O palabras, por mucho que las ame.
Hay maneras tan sutiles pero iguales de fuertes, cotidianas y a veces hasta imperceptibles. Y hoy, he sentido esa clase de amor tan fuerte viniendo de todas direcciones. Tanto de mi familia como de mis amigos.
Los he sentido y los he amado. Y también, por eso, les agradezco.
Por estar y por existir, y por quedarse, por no rendirse, no conmigo, si ante la vida.
Porque soy quien soy en parte por todo lo que ellos fueron dejando en mí, bueno y malo, porque hoy entendí que incluso las mejores cosas las aprendí al lado de las peores personas, y eso no es completamente malo…
Entiendo que todos somos santos y pecadores en cualquier momento de nuestras vidas, todos, incluso mi madre (Y eso quiere decir mucho porque a mi madre le tengo muchísimo respeto y amor, pero soy consciente de que incluso ella ha cometido errores) y que nos equivocamos muchas veces, y eso no nos convierte en malas personas…
Pero nos convierte en buenas personas ver a través del dolor de uno mismo y de los demás, ver las heridas e intentar curarlas. Y si no podemos…aunque sea, aliviar un cachito el dolor.
Con un chiste, por más que sea malo.
Con una rica comida.
Con una sonrisa.
Con unas palabras de “Aliento” hacia el suicidio con una cuchara.XD
Tan solo estando ahí para escuchar.
Con un abrazo.
Incluso…hasta con un aroma.
O….como a mí me gusta hacerlo, con palabras. He descubierto también, este año, que esa es mi manera de curar las heridas, no las mías, lastimosamente no puedo curar mis propias heridas con palabras, pero si las de los demás.
Puedo recordarles quienes son, hacerlos reír, hacerlos llorar de amor, hacerlos sentir esa dulce magia cuando lees algo que te gusta…eso que te hace sentir especial, único. Y creo que todos nos debemos sentir así.
Únicos y especiales.
Esa es mi manera de sanar heridas…y ese, es mi regalo para el mundo. (Para quien quiera aceptarlo, y para quien esté dispuesto a leerlo)


0 Sparks

Seguime en Bloglovin