Flames

.Ceder algo que considero mio.

23:27




[Después de “tenemos que hablar” no van nunca buenas noticias. Las buenas noticias vienen precedidas por “tengo una sorpresa”, “tengo algo que te gustaría ver”,… pero nunca por “tenemos que hablar”. “Tenemos que hablar” esta mal conjugado. Normalmente habla uno y el otro se limita a llorar. -Libro: Si no tardas mucho te espero toda la vida. Autor: Rubén navarro.]

Era extraña la manera en la que me sentía, por un momento todo parecía estar bien entre los dos. Las bromas, las conversaciones, las miradas de complicidad…(Era mi cosa favorita en el mundo, mirar a alguien y saber lo que está a punto de decir, aunque sea algo parecido)
Pero entonces escuche que ella le dijo “Te amo” y….no me dolió, porque hacía tiempo dejo de doler, pero me molesto, como si alguien estuviera llamando algo mío como suyo.
Quería pelear, quería quejarme y reclamar, pero no tenía derecho. ¿Por qué reclamar algo a lo que ya renunciaste?
Supongo que nunca me di cuenta que estaba renunciando a algo tan grande. Pero de alguna manera, sentía que, si todo volviese a pasar, yo reaccionaria igual.
Entonces…¿Cuál era el punto de todo esto? No estaba arrepentida, no estaba dolida, pero aun así estaba molesta.
¡Era estúpido¡ las palabras de perdón llegaron a mis oídos justo a tiempo, dije que lo había perdonado pero la verdad es que sus palabras, me sorprendieron, porque no me las esperaba, pero solo eso. Ya no sentía nada, al menos no sentía nada con respecto a él, quiero decir…en ese instante en el que el perdón salió de sus labios ni siquiera me sentí aliviada, fue como..No lo sé, escuchar algo que realmente no te interesa.
No me interesaba en lo mas mínimo porque yo ya había tomado mis decisiones y actuado en consecuencia.
Una vez que las cartas están echadas no puedes retroceder el juego, habíamos sido aliados, los mejores que podían haber, por momentos fuimos el traidor y la decepción del otro, un segundo después fuimos enemigos y en ultima instancias solo éramos dos oponentes que se conocían demasiado bien.
Dijo perdón y eso no provoco nada, dije adiós y no me dolió, pero cuando ella le dijo te amo…cuando ella le dijo te amo casi enloquecí, y todo en un segundo.
Cuando ella dijo te amo quise golpearla, cuando él le dijo yo también di un paso atrás y me resigne, hubo un segundo de arrepentimiento antes de darme cuenta que el arrepentimiento no era por él, era por ella. Yo era una chica egoísta y no me gustaba ceder lo que una vez considere mío.

0 Sparks

Seguime en Bloglovin