Flames

"Cicatrices del Corazon"

3:42


Ella como todos los días caminaba por la calle, sola, con miedo, miedo de ella misma, de los demás, miedo de seguir sufriendo como lo hacia…
El caminaba atrás de ella, preguntándose porque esta chica lo ignoraba, el la saludaba todos los días, le sonreía, le hablaba, y aunque todos en la escuela le decían que no lo hiciera porque aquella chica era rara, el lo seguía haciendo, la seguía buscando y saludando…pero ella apenas lo miraba o le hablaba, había días en los que lo trataba bien y otros en lo que ni siquiera se preocupaba por hablarle, el se comenzaba a preguntar si aquella chica tenia algo contra el, pero ¿Si apenas hacia unos meses que el había llegado a ese lugar? no conocía a nadie, aunque todos en su nueva escuela lo recibieron bien y con lo brazos abiertos, todos menos ella, y casualmente ella era la que mas le llamaba la atención…
El: Espera…-Trato de detenerla para hablar con ella como siempre lo hacia-
Ella rodeeo los ojos, ¿Qué demonios quería este idiota con ella? Se pregunto, ese chico no había parado de buscarla desde que llego a la escuela y a la ciudad, ella se sentía mal al tratarlo tan mal, pero el apenas llego se comenzó a juntar con todos los chicos y chicas que se burlaban de ella y le hacían la vida mas miserable…ella creía que el era como esos chicos, aunque aun no le haya hecho nada, ella sabia que tarde o temprano el la dañaría, como todos lo hacían…
Ella: ¡Basta! –Se dio vuelta enojada- ¿Qué quieres? –Pregunto de mala manera-
El tubo la oportunidad de ver de cerca esos ojos verdes que tanto le atraían, se perdió por un leve momento en aquella mirada de enojo, pero en el fondo de esos ojos lograba ver que a esa chica le habían hecho daño, la habían lastimado de tal manera que ella estaba enojada con el mundo, incluyéndolo a el…
El: Solo…déjame acompañarte hasta tu casa…-Le pidió-
El la había visto irse siempre sola por el mismo camino, y casualmente el vivía enfrente de ella, Haci que no le costaba nada acompañarla…
Ella observo su mirada, esos profundos y misteriosos ojos negros que el tenia, le gustaba, desde el primer momento en el que aquel chico cruzo por la puerta de la escuela ella se quedo mirándolo, pero el no se percato entonces, aunque ella ahora tenia miedo ¿Quién no lo tendría en su lugar? Ella había sufrido mucho, muchos intentaron entrar en su corazón para depuse burlarse de ella y engañarla, muchos habían dicho quererla y luego la dañaron de tal manera que ahora ella estaba traumada de por vida…
No, ella no podía confiar en el, y mas sabiendo que sus peores enemigos eran los amigos de el, no, ella no podía confiar otra vez…
Ella: No Gracias…-Dijo aun con un tono cortante- Se cuidarme sola y no necesito la compañía de nadie…-Aclaro para luego darse vuelta y seguir caminando-
Ella había aprendido a ser Haci, agresiva, violenta, mala…pero era solo un escudo de fuerza que usaba para que ya no la dañaran, para que ya nadie mas la lastimara…
El: ¡No entiendo cual es tu problema!-Dijo el dándola vuelta bruscamente del brazo-
El no estaba acostumbrado a rogarle a las chicas, ellas venían solas, pero esta, esta niña tenia algo que lo atraía, aunque el sabia perfectamente que lo que esa chica  provocaba en el era algo mas que atracción…
Ella se enojo mucho ante aquel gesto ¿Quién se creía el para agarrarla Haci?, Se pregunto Haci misma…
Ella traía un buzo morado, común en ella, ella no era de mostrar mucho su cuerpo, ahora que el pensaba, nunca la había visto en remera o musculosa…
La manga de aquel buzo morado se levanto levemente cuando el la agarro, ella no reacciono a tiempo, y cuando se dio cuenta, el ya había visto sus marcas…apurada volvió a taparse aquella heridas que ella misma se hizo en la muñeca…
El se quedo asombrado ¿Qué le había pasado a aquella pobre chica para hacer eso? Se pregunto, por alguna razón le interesaba saber de ella, cual era su problema…Ahora entendía porque aquellos chicos de su escuela le decían que no se acercará a ella, que ella era un chica rara, en realidad era una chica que estaba muriendo lento, y nadie lo estaba notando…
El: ¿Qué te sucedió? –Le pregunto preocupado-
Ella: Nada que te importe…-Intento darse vuelta pero el la volvió a tomar del brazo-
El: Si me importa…-Contradijo-
Ella: No te incumbe…-Dijo exasperada-
Si, ella tenia razón, a el no le incumbía en lo mas mínimo lo que a ella le sucediera, pero por alguna razón le importaba mucho lo que le pasaba a ella…quería ayudarla, quería sacarla de ese poso oscuro al que la habían metido…
El: Déjame ayudarte…-Suplico el-
Ella lo miro, por un momento pensó que aquel chico castaño de ojos negros era tierno y hasta le paresia bueno, pero pronto cambio su forma de pensar, ella se negaba a creer en alguien, ella ya no creía en nadie, ni siquiera en dios, para ella, ese hombre la había dejado hacia bastante tiempo…
Ella: No necesito tu Ayuda…-Contradijo-
El: Si la necesitas…-Ella lo interrumpió-
Ella: Se lo que piensas. Se que ahora mismo crees que soy una Estupida, Rara o Cobarde para hacer esto, pero tu no sabes por lo que he pasado, las cosas que he Visto, me han Dicho, he Escuchado y he Vivido, Haci que no me Juzgues sin Conocer…-Ella agacho la mirada, sentía que sus lagrimas saldrían en cualquier momento-
El sintió compasión por aquella niña, pero lo que mas quería era protegerla, cuidarla, mimarla y decirle que nada de lo malo que le haya pasado devolvería a suceder, pero ni siquiera el estaba seguro de lo que le había pasado a aquella chica que lo traía loco desde que llego a esa ciudad…el quería ayudarla, iba a ser hasta lo imposible para que ella lo dejara hacerlo…
El: No pienso eso…-Ella levanto la mirada- Pienso que algún o algunos idiotas estupidos que no merecen vivir te hicieron tanto daño psicológico que no te duele el daño físico…-Ella lo miro asombrada, era exactamente lo que a ella le pasaba- Pienso que eres muy valiosa y fuerte, aunque esto…-Dijo agarrando su muñeca- Diga lo contrario…
Ella se quedo sin palabras ¿Cómo este chico lograba entenderla? ¿Y porque se sentía tan bien al lado de el?...
Ella: ¡Mientes! –Fue lo único que atino a decir- Solo me lo dices para que confíe en ti, para que te cuente lo que me paso y luego te burlaras como los demás…-Ella en el fondo sabia que no era Haci, que ese chico era bueno, pero tenia miedo, miedo como siempre-
El: Yo no miento, y tu lo sabes, no tengas miedo a hablar, a decir tus problemas, te prometo que yo no te juzgare…-Dijo mientras ponía un mechón del pelo de ella atrás de su oreja- Con fía dulzura, confía en mi…-Le pidió mirándola fijamente a los  ojos-
Ella: ¿Cómo se que no me mientes?-Dijo perdida en aquellos ojos negros- ¿Cómo se que no eres como los demás?-Le pregunto con los ojos húmedos-
El: Mírame... ¿Crees que soy como los demás? Se me sincera, ¿Crees que soy capas de hacerte daño…?-Ella corrió su mirada-
Ella: Todos dicen lo mismo…
El: Yo no soy como todos, yo te escuchare, te entenderé, te ayudare…mira –La tomo de la mejilla y la obligo a mirarlo- Se que tienes miedo y que no confías en mi, se que no soy nadie para pedirte explicaciones pero…!Demonios! no se que me pasa, pero desde que te vi no puedo dejar de pensar en ti, si lo se, es estupido pero…tienes algo tan especial que me vuelve loco, tienes ese no se que, que me atrae tanto, todos me dijeron que no me acerque a ti, si fuera como ellos le hubiera hecho caso, pero no, yo no soy como ellos, y aun que tu no me mires, no me hables y hasta me llames idiota, yo te sigo buscando y te seguiré haciéndolo…-Le aseguro- Porque algo de ti me enloquece hasta tal punto de querer enfrentar a cualquier cosa y a cualquier persona que te haga daño…Te juro que yo también tengo miedo, tuve miedo cuando te vi y comencé a sentir esto por ti, porque no esta bien, no es común en mi que piense tanto en una chica como pienso en ti, pero…!Demonios!-Volvió maldecirse a si mismo- Tengo miedo de estar Enamorándome de ti…

Ella se quedo paralizada al escuchar esas palabras… ¿Era real? ¿Ese chico era real? ¿O solo era un sueño y pronto despertaría?...Aunque todo sea tan real y mágico como ella hubiera soñado, Aun Haci le costaba creer en el, es que cuando te han roto tanto el corazón ya no es fácil curarlo…

El estaba totalmente impaciente por escuchar alguna palabra de ella, a el le había costado decir esas palabras, jamás había dicho sus sentimientos tan libremente como ahora, y además de que cada una de sus palabras fueron sinceras…

Ella: Yo...No se que decir…-Dijo sorprendida- Mira si dices esto para convencerme y…-El la interrumpió-
El: ¡No! por favor créeme, no te pido que me digas que sientes lo mismo que yo por ti, pero si te pido que aunque sea, me permitas ser tu amigo…
Ella: La gente cuando me conoce tiene la maldita costumbre de cansarse de mí y dejarme…
El: Yo no lo are…Solo, por favor, déjame ayudarte…-Volvió a rogar-
Ella: Esta bien…-El sonrío levemente- Pero… Mi historia es larga…
El: Tengo tiempo…-Sonrío-
Ella: Ven…-Ella lo tomo de la mano-

Juntos de la mano ella corría y lo obligaba a el a hacer lo mismo, corrieron hasta un lugar que el desconocía, un lugar hermoso, lleno de árboles y con una vista preciosa hacia el horizonte…Se sentaron al pie de un árbol, y ahí, justo ahí, ella comenzó a contarle los motivos que la llevaron a hacerse daño ella misma…


(…)…

Después de algunas horas ella se ya había terminado de contar su historia, de contar todos su problemas, contó hasta su mas intimo temor, desahogándose por completo de todo su mal, y el solo se dedico a escucharla, a entenderla, y a secarle aquellas lagrimas que se le iban cayendo durante el relato…
Ella después de hablar lo miro a los ojos, fijamente, y el no aparto su mirada, levanto su mano y acaricio la suave mejilla de ella, y luego después de unos minutos de silencio hablo…
El: Pasaste por muchas cosas, eso te hace una chica fuerte, no me importa lo que ellos te hayan hecho, lo que hayas sufrido en el pasado, no me importa, te juro pequeña…-Seco una de sus lagrimas- Que yo seré tu príncipe, y que desde ahora ya nadie mas te hará daño, te juro vida mía que ya no estarás sola…
Ella: Por favor…No me mientas…-Le rogó-
El: No te miento…-Le aseguro-

Ella le aterraba la idea de pensar que luego de esto el se alejaría de ella y no cumpliría su palabra, pero lo que ella no sabia era que el era sincero, y cumpliría su palabra hasta el final de sus días…
Ella: ¿Sabes? esto me deja una enseñanza… tengo que enseñar mis heridas, Haci las curare…
El: Que sepa el mundo entero, que tu voz guarda un secreto…-Se acerco lentamente y rozó sus  labios tiernamente-

Fin




0 Sparks

Seguime en Bloglovin